La singularidad del flujo menstrual es asombrosa y a menudo no se le da la importancia que merece.

Muchos creen que la menstruación es solo sangre. Sin embargo, la realidad es mucho más compleja: el flujo menstrual difiere notablemente de la sangre que fluye en nuestras arterias y venas. Además, podría ser en el futuro una fuente valiosa para la investigación científica. Pero, ¿qué contiene exactamente el flujo menstrual?

El flujo menstrual se compone de:

  • Células del endometrio que han terminado su ciclo, preparando el útero cada mes en anticipación de un posible óvulo fertilizado.
  • Fluidos provenientes del vagina o del cuello uterino.
  • Microorganismos pertenecientes al microbioma vaginal.
  • Un tipo especial de 'sangre menstrual' con una composición distinta al sangre común: tiene una menor concentración, lo que significa que la hemoglobina, las plaquetas y el hierro están diluidos en una mayor proporción de agua. No obstante, su pH sigue siendo similar, alrededor de 7,2.

Debido a estos componentes, el flujo menstrual es más espeso que el sangre normal: las secreciones cervicales pueden darle una textura similar a la clara de huevo, y fragmentos del endometrio pueden formar pequeños coágulos.

Es un proceso natural, y el color y la textura del flujo menstrual pueden variar de un día a otro e incluso entre distintos ciclos.

 

El potencial curativo del sangre menstrual se revela.

Aunque todavía falta mucha información sobre el sangre de la menstruación y a menudo se ha visto como un residuo, algunas investigadoras e investigadores están empezando a examinarlo detenidamente. Esto se debe a un descubrimiento realizado en 2007: el sangre menstrual contiene células madre mesenquimales (1), al igual que el cordón umbilical, el placenta, la médula ósea y el tejido graso.

Sin embargo, la ventaja es que es más abundante y más sencillo de obtener de manera no invasiva. Esto lo convierte en una fuente alternativa accesible para la ciencia y la medicina. Además, las células madre del sangre menstrual proliferan a un ritmo impresionante y su recolección no implica dilemas éticos. ¿Cuántas de nosotras estaríamos dispuestas a donar nuestro sangre menstrual si esto pudiese beneficiar a otros?

Estas células madre del sangre menstrual se denominan MenSC (por sus siglas en inglés, MENstrual Stem Cells).

Poseen una habilidad sorprendente: tienen el potencial de transformarse en varios tipos de células, incluidas las del corazón, vasos sanguíneos, neuronas, hígado, pulmones, páncreas, sistema reproductivo, entre otros. También se está investigando su capacidad para "modular inmunológicamente" ciertas enfermedades inflamatorias, como algunos tumores. Aunque estas investigaciones están en etapas iniciales, equipos de especialistas de todo el mundo están trabajando en ello.

En 2019, un grupo recopiló diversas áreas en las que el uso de MenSC está siendo investigado y ya ha mostrado hallazgos esperanzadores (2). ¡Lo que descubrirás te sorprenderá!

  • en relación con la fibrosis hepática (una afección hepática donde el trasplante es actualmente el tratamiento más eficaz), las MenSC podrían contribuir a la regeneración del hígado y tratar la insuficiencia hepática.
  • en el contexto del diabetes tipo 1,
  • frente a los ACV, donde tienen el potencial de reducir daños neuronales y tal vez recuperar la función neurológica.
  • en relación con la miopatía de Duchenne (una enfermedad degenerativa mortal de los músculos), las MenSC podrían rejuvenecer los músculos y posiblemente convertir las células distrofias en anti-atróficas.
  • en el tratamiento de la Isquemia Crítica de extremidades (enfermedad vascular con mala circulación y falta de oxígeno, que puede conducir a amputaciones).
  • en casos de Cáncer de Ovario, donde las MenSC podrían curar daños ováricos, optimizar la función ovárica y fomentar la regeneración ovárica, incluso presentando capacidades antitumorales.
  • para Infartos de miocardio, con un potencial regenerativo de la función cardíaca comprometida.
  • frente al síndrome de Asherman (adhesiones uterinas que pueden causar infertilidad, menstruación irregular o ausente, y abortos espontáneos).
  • en el campo de la enfermedad de Alzheimer, las MenSC podrían realzar las habilidades de aprendizaje y memoria.
  • para lesiones pulmonares agudas, actuando en la recuperación del tejido pulmonar y defendiendo contra la apoptosis celular.
  • en lesiones dérmicas, acelerando la curación y ayudando en la regeneración de la piel.
  • en el contexto de la endometriosis (3), con la capacidad de identificación temprana y tratamiento.

¡Sorprendente, verdad? ¡Y esto es solo el comienzo! Estamos ansiosos por ver más investigaciones, ya que es muy posible que la sangre menstrual aún tenga muchos misterios por revelar.

Así que, la próxima vez que alguien les diga que la sangre menstrual es impuro, recuérdeles que ese mismo sangre podría ser un día la solución para salvar vidas...

Estos artículos también pueden interesarte: 

 

Elige el calzón menstrual Jaci para una durabilidad inigualable.

calzón menstrual máxima durabilidad

Haz clic y disfruta de una calidad superior

Dejar un comentario

Reseña de las chicas Luna Roja
Reseña de las chicas Luna Roja
Están chéveres, la verdad me gustaron bastante. Y son muy bonitos. Quiero comprar otro modelo a ver como me va.
— Claudia Mora
Reseña de las chicas Luna Roja
Me encanto. Es super cómodo, me encanto el material, supero las expectativas que tenía, sentía un poco de temor de usarlo y tener accidentes, sin embargo me fue super bien!
— Vanessa Valencia
Reseña de las chicas Luna Roja
es muy suave y cómodo. No sé pasa ni un poquito
— Angie Alvarez